Kendo

Tu peor enemigo

Nos decía que tomáramos nuestra espada, y que, sin cerrar los ojos, imagináramos que nos enfrentábamos con nosotros mismos. Al principio era extraño y algo hilarante. Sin embargo, una vez que comenzaba la "pelea" se tornaba mas seria la cosa. El contrincante podía predecir mis movimientos. Era rápido y yo...

Scroll to top
); ga('set', 'forceSSL', true); ga('send', 'pageview');